Minería

 

Procesos fiables y eficientes a nivel energético

Las industrias de procesamiento pueden ahorrar optimizando sus numerosas operaciones accionadas por motores eléctricos. CG garantiza eficiencia y fiabilidad para sus bombas, ventiladores, grúas, mezcladoras, molinos, centrifugadoras y transportadoras.

Elevada dinámica para aplicaciones exigentes

Los variadores de velocidad Emotron ofrecen precisión en aplicaciones dinámicas. Garantizan la tasa de alimentación correcta de sus transportadoras adaptando la velocidad del motor a las variaciones de carga y minimizando el consumo de energía y el desgaste. El control eficiente y preciso de la grúa minimiza la duración de los ciclos y el mantenimiento. El control de par directo soporta cambios de carga bruscos y supera las cargas de pico iniciales, reduciendo así el estrés mecánico y evitando interrupciones y disparos erróneos. La serie trabaja con potencias de hasta 3000 kW para una tensión máxima de 690 V. Opcionalmente está disponibles unidades con refrigeración líquida.

Ahorre energía en sus sistemas de bombas y ventiladores

El arranque progresivo de los ventiladores reduce la tensión mecánica e hidráulica en conductos y juntas. Las bombas lineales eliminan el riesgo de sufrir golpes de ariete, sin necesidad de costosas válvulas controladas por motor. Esto se logra con los arrancadores progresivos y variadores de velocidad de CG. Además, el variador de velocidad ofrece ahorros de energía considerables mediante la constante adaptación de la velocidad del motor según la demanda. La funcionalidad dormir ahorra energía adicional y el aclarado automático de la bomba garantiza una eficacia permanente.

El control fiable evita daños y tiempos de inactividad

Disponer de tecnologías de control fiables es crucial para evitar averías en los equipos e interrupciones en la producción. Los productos de CG cuentan con un dispositivo de control de carga integrado que protege sus procesos contra daños y factores que disminuyen la eficiencia. Cualquier situación de sobrecarga o subcarga se detecta de forma inmediata, a lo largo de todo el rango de velocidad y sin necesidad de instalar sensores externos que requieran reparaciones. De este modo es posible tomar medidas preventivas, si una transportadora se atasca, una bomba funciona en seco o un conducto se bloquea.